Yoly Saa cierra Madrid con 2 conciertos consecutivos en la Sala sol

Como se suele decir, si el fin del mundo va a suceder, al menos que nos pille bailando… o bueno, en un concierto de Yoly Saa.

YOLY 4

***El concierto y esta crónica se hicieron antes de ser impuestas drásticamente todas las medidas de prevención ante el COVID-19, aplicándose en cualquier caso la reducción de aforo obligatoria en ese momento.

#MadridPopsTambiénSeQuedaEnCasa

Si esto de pronto se acabase y nos pillara en medio de ‘’Tercera Guerra Mundial’’, no me parecería mal plan.

El jueves pasado igual no fuimos considerados los más cívicos dentro de un planeta lleno de miedo.

No usamos mascarillas ni látex como dicen en el telediario.

De hecho, más bien nos abrimos en canal.

Yoly Saa cantaba con acento de sal y nosotras llorábamos como si de plañideras profesionales con limón en los ojos se tratase.

Y no cundió el pánico.

El mundo tuvo un ratito de paz.

Se tomaron medidas de precaución, eso sí.

En vez de ser el concierto multitudinario de un solo pase que comenzaría a las 21.30, con una sala El Sol llena, que en un principio iba a ser, se dividió en dos pases y se separó al público, aunque una vez dentro no diera para nada esa sensación.

Sería un poco más tarde de las 22.30 cuando comenzó el segundo pase, tampoco se notó cansancio por parte de la gallega ni de su banda (compuesta por Paula Vegas, Nino Bagnoli, Carlos Bueno y Samu Gamallo) tras haber dado ya un primer bolo.

YOLY y LUIS FERCÁN

Todo lo contrario, agradecieron poder tocar dos veces en lugar de suspender el evento.

La energía fue lo único que se mantuvo intacto por mucho que tengamos prohibido tocarnos hasta nueva orden, (nadie ha dicho nada del alma).

Quiero decir que en cuanto comenzó a cantar ‘’Incendio’’, fue inevitable abrazar a quien tuvieras al lado.

Poco a poco empezaron a subir al escenario colaboradores de Yoly Saa  que, además, son amigos, amigas y viceversa.

El primero fue Luis Fercán y le cantaron a ‘’Galicia’’, en ese momento yo creo que a todas nos salió la típica sonrisilla tonta, porque los españoles tenemos muy pocas cosas en común, pero una es que a todo el mundo nos enamora Galicia.

La siguiente fue Ainoa Buitrago, y cantaron ‘’qué dirías ahora’’ y las últimas en subir fueron Alice Wonder y Ede, y ya sí que ocurrió la ‘’rendición’’, aunque ese no fuese el título de la canción.

YOLY Y ALICE WONDERDespués  por suerte, quedarían todavía cuatro canciones más para seguir disfrutando, quedaba aún esa que dice que «si tú y yo volvemos a vernos, y tus ojos amarillos me revientan contra el suelo de nuevo, yo te prometo que me quedo otra noche más’’.

Total, para mí, que no había escuchado una sola canción de Yoly Saa, pero llevaban 15 días diciéndome ‘’TienesqueescucharaYolySaa,TienesqueescucharaYolySaa’’, el concierto de ayer fue igual que cuando te ponen las expectativas altísimas, por ejemplo, respecto a una película, y claro luego vas a verla al cine y meh… pero totalmente al revés.

Flipé en colores (sin una décima de fiebre), amiguitas.

Y la conclusión al salir (y todo el mundo seguía hablando de lo mismo) es que igual esta situación de mierda sirve, entre otras cosas, para darnos cuenta de una puta vez que no se debe recortar en todo aquello que cura:

La sanidad, la ciencia y la música.

¡Show must go on!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.